martes, julio 05, 2005

18.Abrir los ojos

Jordi Juste para Nipoweb
Uno de los ejercicios interculturales más interesantes, por cuanto ayuda a abrir los ojos y relativizar la importancia de aspectos de nuestra cultura que tenemos asumidos como “naturales”, es asisitir a las reacciones que tienen personas de otros países ante los mismos. En algunos casos, como el de la respuesta de los japoneses ante algunos detalles de la vida en Occidente en general, y en España en particular, la experiencia permite validar la vigencia de la percepción de que no estamos sólo ante culturas diferenciadas sino frente a civilizaciones todavía muy distintas, a pesar de la innegable existencia de ese paraguas con goteras, o esa lluvia con claros, llamada globalización.
Sorpresas interculturales
Esta semana, hablando en concreto de las diferencias entre las casas japonesas y las casas occidentales, me di cuenta de que muchos de los que no han vivido en el extranjero se sorprendían de que en nuestro país la gente entre y salga de sus hogares con los zapatos de andar por la calle. Me cuesta creer que no lo hayan visto u oído antes, pero lo cierto es que para algunos parecía algo difícil de creer. Y parecían estar desentrañando un complicado misterio cuando les expliqué que era normal que se descalzaran en un país en el que el suelo era de madera o de esteras y además se comía y se dormía a ras de suelo, pero que no tenía razón de ser en un “mundo” en el que se come en mesas a un metro del suelo y se duerme en camas la mitad de altas.
También dentro de la casa y en relación con las costumbres cotidianas, algo que los sorprende muchísimo es descubrir que en España los adultos no se bañan casi nunca. Para ellos es inconcebible el prescindir del ritual diario del paso por agua a más de 40 grados. (Perdón, supongo que la mayoría habéis leído sobre el tema, pero por si acaso: los japoneses y asimilados nos remojamos en el líquido elemento, ardiente para un extranjero “normal”, durante un buen rato, que puede llegar a ser de una hora –tranquilos, no es mi caso–, después de lavarse en la zona adyacente de la sala de baño, independiente del lugar donde se encuentra el excusado).
Duchas y baños
Al contarles que en España la higiene está garantizada mediante la ducha y que la gente consideraría una pérdida de agua y tiempo el baño diario, y que en Japón esa costumbre tiene su origen en la profusión de agua caliente natural en el volcánico archipiélago, muchos llegan al extremo de verbalizar la lástima que sienten por los no japoneses por estar privados de ese regalo de Vulcano.
Siguiendo en el ámbito de la ducha, dicen que se extrañan mucho al ver que en los baños occidentales el agua sale a tan poca presión y se consigue con dificultad una temperatura que para ellos pase de tibia.
Y, como gran curiosidad, el bidé: la mayoría preguntan para qué sirve y una alumna me preguntó por qué estaba separado del retrete y no funcionaba como en Japón, donde hoy en día muchísimas tazas llevan incorporado sistema de calefacción y surtidor regulable a las necesidades higiénicas y a los gustos táctiles del consumidor.
Como he dicho al principio, un ejercicio intercultural muy bueno para abrir los ojos.

11 comentarios:

johnmiller17666743 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Simon Frôleur dijo...

Hola! No estic a Japó! : )
Sóc serbi de Banja Luka, la República sèrbia, Bòsnia i Hercegovina. Estic molt interessat en les llengües. Sóc intèrpret i politòleg. Parlo i treball en francès, italià, anglès però també en espanyol, portuguès, alemany i encara aprenent i millorant les meves habilitats en català i gallec (bé, en espanyol també).
També treball en la política...
Salutacions !

Siniša

PS. Jo tot just vaig començar amb el meu blog.... :)

benharolds14994683 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
johnmarks44845793 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
rotinnng dijo...

Muy buenos comentarios sobre el Japón... A seguir...

Te paso algo mío...

**

"A 220" - Horacio Bisagno

"El crack socioeconómico ocurrido recientemente en Argentina, y el consiguiente deterioro de las condiciones de vida, constituyen el marco de este relato tan original en su formulación como irónico, profundo y no exento de un descarnado sentido poético. Horacio Bisagno logra transmitir, desde la experiencia individual, toda la gama de conflictos propios de una sociedad devastada por gestiones políticas perversas y corruptas, a través de una mirada a veces cínica, a veces demostrativa de las bajezas que surgen en el “sálvese quien pueda", casi siempre nihilista y muy desenfadada; pero no obstante lúcida, contestataria e inconformista." Se puede bajar en forma gratuita en www.editorialstalker.com.ar

DESCARGAS

http://www.editorialstalker.com.ar/descargas.htm

Marcos dijo...

Estoy totalmente de acuerdo. Es la primera vez que oigo de una boca que no sea la mía esta opinión. Muchas gracias.

Roger dijo...

Ya se que es un topicazo de los de siempre, pero bueno: uno no conoce su cultura hasta que se va a vivir en otra cultura. Es por eso que le deseo a la gente que vaya a vivir a lugares lejanos y raros (como Japón, por ejemplo) y que, a los de allí, les digo que salgan y vean mundo y no se piensen que las cosas son como ven allí y nada más.

Anónimo dijo...

Sí, cosas malas son la ignorancia y la indiferencia ante otras culturas.

¿Y qué es peor, la ignorancia o la indiferencia? Pues ni lo sé ni me importa, jejejeje...

milf dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
milf dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Mireya dijo...

¡Hola a tod@s!
soy una chica de 30 años vivo con mi marido en la playa , Castelldefels, Barcelona.
Nos gusta mucho la cultura japonesa, tanto es así que hemos adquiridos algunas costumbres del país.
En nuestro hogar no se entra con zapatos, así que tenemos un sinfín de zapatillas de andar por casa para nuestros invitados. Aquí en España no es costumbre, muchos de nuestros amigos ya nos conocen y aceptan la costumbre y otros de ellos siguen viendolo raro. Para mi, quitarte los zapatos al entrar de tu casa, a parte de ser un elemento cultura de otra cultura, es una forma de despojarse del exterior para ser uno mismo dentro de tu hogar.