martes, julio 05, 2005

3.Siesta en el aula

Dormir en público es algo "normal" en Japón. JJuste
Jordi Juste para Nipoweb
Primera clase del curso 2003-2004. En una hora y media con 20 alumnos se me duermen dos y a otros dos les suena el teléfono móvil. ¿Casualidad? No, es algo bastante normal, especialmente en los primeros días del año escolar, cuando aún no se han enterado de que, para un profe occidental, que un alumno se duerma en el transcurso de su clase es una de las faltas de respeto más graves.
La cultura del dormir
Creo que no exagero si digo que tengo colegas que se ponen hechos unas fieras cuando algún pupilo les pone los cuernos con Morfeo. Pero insisto, lo de que alguien se duerma en clase es algo “normal”. ¿Que qué hago yo? Pues los despierto, sin acritud, pero delante de todo el mundo. Normalmente, eso ya vale como medida de escarmiento, por la vergüenza que sienten. Pero ¿por qué es “normal” que se duerman en las clases? Porque se duermen en todas partes, no sólo en las aulas. Cualquier persona que haya estado en Japón, aunque sólo sea como turista, se habrá sorprendido de la gran cantidad de viajeros que duermen en los transportes públicos, sentados o de pie, a cualquier hora del día. Pero no es sólo en metros, trenes y autobuses, también duermen en las bibliotecas o en las salas de espera de los hospitales.
Hay quien dice que el fenómeno es consecuencia de las pocas horas que les quedan para el descanso en casa después de la jornada laboral o escolar. ¡Hombre! Es cierto que hay muchos japoneses que tienen que madrugar para poder ir a su lugar de trabajo o estudio, que puede estar a dos horas de su domicilio, y por la noche, tarde, después de una agotadora jornada, tienen que hacer el camino de vuelta. Es posible que en algunos casos eso justifique las cabezaditas, pero yo más bien me inclino a creer que, simplemente, el dormir en público es algo que está asumido culturalmente, tal vez debido a que aquí uno puede todavía abandonarse sin miedo a que le birlen la cartera.
Actitudes en clase... Y fuera de ella
Pero, bueno, volviendo a la Universidad, es que en las reuniones de profes siempre hay algún compañero nipón roque, e incluso en ceremonias de graduación o de inauguración de curso, algo que aquí tiene un sentido casi religioso, uno puede ver a jefes de departamento y demás jerarquías académicas echando un sueñecito.
Con el teléfono, supongo que en España también pasará algo similar. Es comprensible que a veces suene. También a mí me ha sonado alguna vez en el transcurso de la clase. Procuro apagarlo siempre o dejarlo en silencio delante de todos, para dar ejemplo, pero a veces también se me olvida.
En cuanto a otras formas de indisciplina, a veces hay algún “malo” o grupúsculo de malos, que se sienta en la última fila, parapetado en la visera de una gorra o en un flequillo persiana, y adopta una actitud desafiante, pero en general, en la universidad, a la que acuden con un alto coste económico, los alumnos son dóciles, a veces demasiado dóciles, o más que dóciles pasivos, pero de eso ya hablaré otro día.

4 comentarios:

Roger dijo...

Como he comentado antes, lo triste es que lo de dormir y los móviles (o la gameboy, o el móvil) sea algo aceptado por el profesorado japonés. Un amigo mío tiene problemas para torear a 5 alumnos suyos en clase, pues, preguntando rápido para mover el ritmo de la clase, al llegar al quinto, el primero ya se ha dormido. Daría risa de no ser que es bastante triste. Yo creo que los japoneses no duermen. No saben dormir. Muchos duermen con ruido, a veces te hacen obras delante de casa a las tantas de la noche ("es que de día molestan al comercio", te dicen los responsables... jooer), y mi experiencia en tokyo, con 100 japoneses viviendo con 50 extranjeros en una residencia minúscula, me permitió ver que algunos se piensan que dormir 2+2+2+2 horas equivale a dormir 8 horas.

Bueno, en todo caso, creo que es como dices tú, se duermen por todas partes, sin control, porque, en el fondo, pueden. Yo he tenido varios profesores japoneses que se quedan dormidos en clase mientras un alumno expone, mientras pasa un video, o mirando conferencias importantes. Bueno, dicen los que hacen psicología en serio que esto de dormirse así es una manera que tiene el cerebro de desconectar de todo lo que considera "ruido", por resultarle incomprensible. Vamos, que ante un galimatías, la capacidad de atención cae en picado, debido a la dificultad de "seguir el hilo", y se quedan fritos. No se vosotros, pero yo, cuando me aburro en clase (cosa que me ha pasado incontables veces), soy incapaz de dormirme si es de día, y como mucho me meteré a hacer garabatos en el dossier ;D En Japón parecen sufrir un déficit de atención permanente, que a veces me parece que les viene de vivir en una sociedad donde todo lo dan por garantizado, y donde se asume que el mundo tiene que complacerle a uno.

Sobre el teléfono, creo que hay bastante peor educación en España. Lo de meterse a hablar en voz alta en medio de una clase es algo que en Japón no lo he visto jamás, y que en España pasa bastante, pues hay gente con muy poca vergüenza.

Sobre lo de "estudiantes que van de duros", a mi los que van así me dan bastante risa, con su pelo teñido, de chulitos, en plan pasota, vacilándote a la que pueden, pero que en una pelea en serio no aguantan ni 10 segundos ante cualquier extranjero que haya tenido que pelear por su vida a hostias. Demasiado bien viven los chulitos aquí. La expresión típica de su dureza es verlos a las 9 o más de la noche, en Americamura o Shibuya, comiendose un helado mcfurry del mcdonalds. Uy si, que duros que son ! :D

Anónimo dijo...

Bueno, esto que cuentas me parece que por desgracia está más extendido de lo que parece, por desgracia. Eso de dormirse en las aulas, hablar por el móvil en clase o directamente pasar del profe y ponerse a hablar con el vecino lo he visto yo en aulas de varios países de la Europa del Este. Eso sí, ninguno de ellos gana en pasividad a los alumnos que tuve en Japón. A veces para un profesor es más insufrible el silencio absoluto en los alumnos que los alumnos rebeldes pero que de vez en cuando participan en clase.

Juancito dijo...

es muy interesante esto que tratas aquí. Ruth Benedict en su libro "el Crisantemo y la Espada", trata en parte este tema de las siestas y de la cultura del dormir en Japón. Lo cual es algo muy arraigado desde hace mucho tiempo. Explica que la primera posesión del bebé, en la antigüedad, era su propia cama, y no era hasta una cierta edad que podían dormir en la misma cama que sus padres. Trata también sobre esa costumbre de aprovechar cualquier pequeño momento para echar una cabezadita, y es que dormir, al igual que comer y mantener relaciones sexuales, es uno de los grandes placeres en la cultura japonesa, tal es así que antes existían normas de etiqueta, que diferenciaban la forma de dormir de las mujeres y de los hombres.
te recomiendo el libro, ayuda a comprender algunas cosas de la cultura nipona, amén de las críticas que tiene, ya que en realidad es una investigación encargada por el gobierno de los eeuu en tiempos de la segunda guerra.

saludos

Anónimo dijo...

Buenas tardes. En cuanto a lo que dices que es una falta de respeto, yo no defiendo a una cultura ni a otra, simplemente yo pienso que es una diferencia cultural y que hay que respetarlo, ya que te recuerdo que TÚ eres el que has ido para SU PAIS por lo que TU te tienes que adaptar a ELLOS y no al contrario.
De la misma forma digo que puedes indicarle, que al ser tu clase, no te gusta, pero de ahi a considerarlo como una falta de respeto yo creo que la esta falta la tienes, junto con la soberbia de ddecir, que tienen que adaptarse a ti en vez de al contrario.
Reflexiona sobre ello Muchacho ^^