martes, julio 05, 2005

4.Clase de composición española


Jordi Juste para Nipoweb
En una de las universidades donde trabajo tengo cuatro clases semanales de la asignatura de tercer curso que se llama “Composición española”, lo que me da una excelente oportunidad para asomarme a las mentes de los jóvenes universitarios japoneses, y también para comprobar lo poco que algunos han aprovechado los dos años precedentes.
Yo y el español
La semana pasada me entregaron su primera tarea, titulada Yo y el español, donde debían explicar por qué, para qué, dónde, cómo, cuándo, desde cuándo y con quién estudian español, y cualquier otra cosa que les pareciera relevante en su relación con el idioma que escogieron como especialidad.
Lo primero que salta a la vista es la diferencia de niveles de lengua castellana existente llegados a este punto de la carrera, lo cual es una dificultad tremenda para el profesor, a la hora de programar actividades que se ajusten a las necesidades y expectativas de todos. Algunos han estudiado con ahínco en primero y segundo, e incluso han asistido a algún cursillo en España o en Hispanoamérica. Otros han llegado a tercero, sin merecerlo, porque sus profesores no se han querido complicar la vida suspendiéndolos (y, por lo tanto, volviéndolos a tener como repetidores).
¿Por qué el español?
Respecto al contenido, en cuanto uno se pone a leer se da cuenta de uno de los principales motivos del fracaso de muchos: la falta de una motivación adecuada. Hay un grupo numeroso de alumnos que han entrado en el departamento de español porque no consiguieron la nota suficiente para entrar en el de inglés, su primera opción. Otros lo hicieron por descarte: algo hay que estudiar, y como algún “amigo” les dijo que el español era fácil y esta universidad tiene un campus nuevo, con magníficas instalaciones para pasar el rato... Afortunadamente, también hay muchos que tienen encomiables motivos para estudiar castellano, generalmente la curiosidad por algún aspecto de la cultura hispana y una tenue creencia en su utilidad en un mundo laboral donde saber inglés ya no és un mérito sino una obligación.
Algunas perlas
Algunas perlas de la semana:

  • Yo quiero ir a Uruguay porque quiero ver Machu Pichu.
  • Poco a poco comencé a creer que quiero ir a España y quiero infringir la expresión no elaborada.
  • Durante todo el año estudié el español en mis orejas y en mi boca.
  • Nosotras fuimos a Sevilla desde Valladolid en AVE.
  • Y hallará mi vida sin falda. Deseo mismo quererme.
  • Ahora estoy haciendo investigaciones del artículo del español en el seminario de universidad. Es muy difícil y profundo, pero es muy encantado y interesante. Lo quiero penetrarme.
  • Me gusta unos animales. Sobre todo, me gusta unos gatos mucho, mucho. Hablando con flanqueza, soy un maniático del ferrocarril.


Que conste que no he puesto estas frases aquí para ridiculizar a sus autores en particular ni a los estudiantes japoneses en general. El error es un instrumento imprescindible para el aprendizaje. Además, estos gazapos son entrañables y hacen más llevadera la hercúlea tarea de leer en una semana 120 composiciones de estudiantes de español como lengua extranjera.

7 comentarios:

Roger dijo...

Hola

Ciertamente, hay alumnos que, al llegar a tercero, saben poco. En parte es porque les han aprobado sin tener nivel (esto nos pasó mucho en Kobe Gaidai estos últimos años), en parte por falta de interés, en parte por falta de aptitud, pero también porque aprender no es un proceso lineal. He estado estos años investigando el por qué los estudiantes japoneses de castellano pierden tanto nivel llegado el tercer curso. Si bien estamos aún acabando el manuscrito, tenemos resultados interesantes a este respecto, que son alentadores, pues parecen demostrar que existe un proceso natural de reestructuración de contenidos, y que en el caso de los japoneses, debido a los métodos mayoritariamente empleados en clase, y a la escasa exposición a lengua castellana de verdad, les lleva a pegar un bajón muy fuerte de forma sistemática a los alumnos de tercer curso con muy pocas excepciones. Si tienes interés, házmelo saber aquí y cuando tengamos algún manuscrito hecho al respecto, te lo puedo hacer llegar o ponerte en contacto con la gente con quien colaboraba y sigo colaborando a distancia. Esta investigación considero que es interesante por varios motivos, y uno de ellos es que puede hacer ver a los profesores que existe una clara necesidad de tener en cuenta ese "bache" de los estudiantes en tercero al programar los planes de estudios, si realmente hay un interés real en la calidad de la enseñanza.

paula dijo...

Bueno, en general los alumnos de cualquier país suelen experimentar un bajón a mitad de los estudios, cuando se empieza a poner más énfasis en las excepciones o usos lingüísticos más esporádicos.

Anónimo dijo...

No me parece ético que pongas los errores de tus estudiantes en tu blog. Les has pedido permiso para ello?

soun dijo...

no creo que pase nada por poner los errores de sus alumnos en el blog todos cuando empezamos tenemos fallos y esos son muy buenos que no es para reirse los que lo han echo se han esforzado el que veamos los errores demuestra lo bien q van me alegra saber que ai gente en japon que le interesa nuestra cultura. ^^ adios

Anónimo dijo...

Bueno para decirles que Macchu Picchu es de Perù y no e Uruguay eso si que esta mal

Anónimo dijo...

Has recapacitado sobre como se produce el proceso de adquisicion de una segunda lengua, en lugar de recurrir al "arma" facil de que han sido aprobados facilmente, lo cual minimiza la labor de tus colegas.

MattyUmme [Allika] dijo...

Vaya, parece que elegí una buena carrera al leer esta publicación. Es interesante la forma en que uno puede enseñar español, y me gustaría esforzarme en ello como futura profesora de ELE, para que mis alumnos tengan la menor cantidad de errores como sea posible. No obstante, está claro que enseñar español no es algo fácil, más considerando que en Japón un ejemplo es la forma de utilización de sus verbos (presente positivo y negativo, pasado positivo y negativo).
Una curiosidad me mata... ¿Es complicado postularse como profesor ELE en Japón?