miércoles, mayo 02, 2012

Si quieres trabajar en Japón, primero visítalo


Bio
Barcelona (1968). Licenciado en Ciencias de la Comunicación (UAB), Máster en Enseñanza de ELE (Antonio de Nebrija), Máster en Sociedad Internacional de la Información y el Conocimiento (UOC), doctorando (UOC). Llegué a Japón en 1995 para una estancia de seis meses en casa de unos amigos. He trabajado durante más de diez años como corresponsal de El Periódico de Catalunya y profesor de español en diversas universidades, entre ellas Kyoto Gaidai y Ritsumeikan. Actualmente soy traductor de japonés, profesor de periodismo y coordinador de medios de comunicación y equipos de fútbol japoneses.

Primero hay que visitar Japón
Encontrar trabajo en Japón no es fácil. El principal problema es el visado. Básicamente, hay dos formas de obtenerlo. Una es como esposo de un ciudadano japonés. La otra con el patrocinio  de la empresa que se dispone a contratarte. Llegar con visado de turista y quedarse a trabajar ilegalmente es arriesgarse a dar con los huesos en la cárcel y tener vetada de por vida la entrada en el país.
Para la primera opción, ni que decir tiene que debe ser un matrimonio real, ya que Japón es un país muy estricto con esas cosas. Una vez se tiene el vínculo legal, es cuestión de ir a la legación diplomática nipona que corresponda y hacer los trámites, que normalmente consisten en presentar la documentación y escribir un texto justificando la petición. Para optar por el visado patrocinado, hay que acreditar una especialidad profesional que permita a la empresa justificar la necesidad de contratar a un extranjero. Esto vale tanto para trabajar como ingeniero informático, cocinero en un restaurante español o artista en un espectáculo de flamenco o en un parque temático.
Una gran parte de los extranjeros no asiáticos que trabajan en Japón lo hacen en la enseñanza. Enseñar inglés para alguien que no sea nativo de un país donde este sea lengua oficial es muy difícil, aunque no imposible. En cuanto al español, la mayoría de puestos de profesor se encuentran en las universidades. El problema es que la competencia es grande y las plazas son escasas. Además, la mayoría de profesores de español tienen contrato sólo para algunas clases por semana. Para poder vivir en Japón mediante ese sistema hay que dar muchas clases, es decir, hay que estar enseñando en varias universidades. Para lograr acumular un número de clases suficiente para vivir se necesita paciencia, estar en el país y darse a conocer en los centros en los que se imparte la lengua.
Los buenos contratos para profesores de español en la Universidad japonesa son cada vez más escasos, pero no es imposible obtenerlos. Hay centros en los que, precisamente, quieren contratar a gente que venga de fuera y no sepa japonés por un período determinado (un año, dos…). Es difícil aconsejar sobre la mejor forma de buscar uno de esos contratos, porque la casuística es variada. Una vía son los convenios que tienen las universidades japonesas con centros extranjeros. Si la universidad donde estudiaste o donde trabajas tiene alguna relación con una japonesa, puedes explorar esa vía.
Yo recomiendo a quien esté pensando seriamente en ir a enseñar español en Japón que primero planifique un viaje al país, que visite algunos departamentos de esta lengua en las universidades, hable con los responsables japoneses y con los extranjeros que ya trabajan ahí. Por supuesto, también para los que opten por intentar ejercer otra profesión en Japón, lo ideal es que vayan y tengan un contacto directo con el país y con sus potenciales empleadores.
Twitter: @jordijuste

14 comentarios:

Clari dijo...

la verdad es que nunca fui a Japón, me gustaría hacerlo pero es un poco lejos y ahora mis ahorros los voy a usar para buscar apartamentos en buenos aires y mudarme con mi novio. lo haré en un futuro

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Tahiche dijo...

Hola, Jordi:

Acabo de descubrir tu blog mientras curioseaba en la red. Sólo quería decirte que me han gustado mucho tus reflexiones y me he visto identificado en muchas de ellas.
Yo también soy -o intento ser- profesor de español. Trabajo en un centro de secundaria en una pequeña ciudad de Bulgaria.
Viajar a Japón es uno de mis sueños desde hace mucho. Coqueteo a veces incluso con la idea de "probar fortuna" allí. Pero bueno, todo se andará.
Lo dicho, me ha encantado tu blog.

Saludos desde Dupnitsa.
Tahiche

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Lothiriel Bea dijo...

Hola yo tengo una consulta, el año que viene me voy a Japón y mi idea es acabar trabajando como profesora de español. Como tú soy licenciada en comunicación audiovisual y tengo un master de lo mismo. Ahora mismo antes de ir allí me es imposible formarme como profesora, ¿podría conseguir algún puesto de profesora aunque sea en una escuela solo con comunicación audiovisual?

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Moisés dijo...

Ola Jordi!
He trobat el teu Blog buscant la manera de ensenyar al Japó i m'ha agradat molt llegir les teves entrades.
Sóc un Venezolà que va crèixer a Barcelona i acabará el batxillerat a Alemanya haha :D Ja fa dos anys que estudio Japonès a l'escola (i sol per internet) i M'ENCANTA! Per això penso que he avançat molt en l'idioma (he aconseguit el nivell N3 del JLPT)tot i estar vivint aquí a Alemanya, però encara em queda molt per aconseguir un nivell universitari. Hi vaig ser a més a més amb l'escola al Japó per dues setmanes d'intercambi aquest pasat Octubre i vaig quedar enamorat! Vull tornar i quedarme però no sé com. Vull ser professor d'idiomes, aquesta es la meva vocació, però no sé de què seria més convenient, que em podries donar consell? Sé Castellà, Català, Anglès i Alemany (Japonès i Llatí més o menys)
Aquí a Alemanya es posible fer dos Carreres paral·lelament i jo havia pensat en estudiar Filología Hispánica i Germanística per donar clases de Castellá i Alemany, però
jo es que no havia pensat que hi hagués la posibil·litat de ensenyar Català al Japò fins que vaig llegir el teu Blog :O! Em vaig quedar meravellat al llegir-ho! De tot els idiomes que sé, són precisament el Català i el Japonès els que més m'estimo! Poder combinar-los seria genial!! però... també realistic?
Disculpa el text tan llarg siusplau, suposo que és l'emoció hehe... moltes arigatou :D!

Jordi Juste dijo...

Hola, Moisés. Encantat. Seré breu. Gràcies pel teu comentari.
La qüestió és que el que et valoraran més és que la llengua que ensenyes sigui la teva (o una de les teves) llengua nativa. Oportunitat d'ensenyar català, ara per ara, n'hi ha poques.
D'altra banda, l'entrebanc més gran a superar és la necessitat d'obtenir el permís de treball i contactes professionals. Les vies més comunes són el matrimoni o un conveni entre la teva universitat i una universitat nipona que et permeti obtenir un contracte temporal.
A la teva disposició,
https://www.facebook.com/jordi.juste

Geno Veva dijo...

Estimado Jordi:
Felicidades por su blog que es sumamente interesante. Me presento, soy estudiante de la maestría de estudios hispánicos de la Universidad de Montreal y estoy realizando una investigación sobre los malentendidos y los choques culturales a los cuales se enfrenta un profesor de ELE en Japón (no acerca del estudiante japonés que aprende español, sino sobre las experiencias internas y personales del profesor). A partir de los resultados, me gustaría reflexionar sobre cómo reducir o evitar los choques del profesor de ELE en Japón y ofrecer herramientas para un contacto cultural provechoso. He elegido investigar sobre este tema pues, así como usted, me interesa mucho la cultura japonesa. Mi meta, además, es enseñar español en dicho país una vez terminados mis estudios.
La experiencia que usted posee sería muy provechosa para mi estudio, por lo tanto, lo invito cordialmente a participar. Solo hay que llenar un cuestionario, el cual es bastante breve. Si está interesado en cooperar, me puede contactar a través de mi correo electrónico: genevievecolard1@gmail.com
Le agradezco su atención.
Un saludo cordial,
Geneviève